Menú Cerrar

Soñaba…

Soñaba.

Soñaba despierta con el instante que al tener mis ojos cerrados, tu lengua acariciaba cada dedo de mis pies.

Con suavidad.

Tu lengua marcando el camino para segundos después atrapar el dedo entero en tu boca.

Tus manos sujetando mis talones.

Tu saliva resbalando por la planta del pie y mi sexo mojando las braguitas.

Abrir un destello los ojos y encontrarse con la furia de tu mirada.

Una pequeña sonrisa en mis labios deja entrever mis dientes.

Apagar de nuevo mi mirada bajando las pestañas.

Ahora tus manos se deslizan por una de mis piernas llegando hasta la rodilla.

Tienes atrapados todos los dedos de mi pie izquierdo dentro de tu poderosa boca.

Con tus manos en mi rodilla empujas la pierna hacía ti para introducir aún más mi pie.

Casi hasta la garganta.

Mi boca escupe un suspiro que ya no aguanta más dentro de mí.

Mi sexo palpita reclamando atención.

Mis manos lo oyen.

Acerco una mano a mi lengua empapando un par de dedos que bajo hasta perderse dentro de esas braguitas.

Ese movimiento te produce más locura consiguiendo que mi pie llegue hasta tus cuerdas vocales.

Comienzo a acariciarme lentamente.

Comienza a gritar todo mi cuerpo que no pararé si tú no lo haces…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *