Menú Cerrar

Pero que pase…

Y que pase lo que tenga que pasar. A la hora que sea. En el momento decisivo. En tu boca o en mi lengua. Con intenso calor o tiritando de frío. Entre tus dedos o en mis manos. En tu casa o bajo mis sábanas. Suspirando o gritando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *