Menú Cerrar

Deshelando…

Ahí estabas, con toda la primavera desparramada sobre ti. El invierno deshelando tus cimas convirtiendo la nieve en lagos azules surcando nuevos caminos en tu piel. En mis ojos. En mi memoria. El verano de golpe bajo mi cremallera. Tormentas solares con ansia de quemar cualquier atisbo de soledad bajo unas sábanas. Convirtiendo el color de tus ganas en un paseo otoñal. No muevas el tiempo. Que sea él el que nos mueva a nosotros. Deja que mis dedos paren los minutos dentro de tu impaciencia. De tu fogosidad. De tu furia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *