Secando al sol

Tengo secando al sol, aquellos juegos húmedos que se quedaron a la espera. Al fuego, el frío de las últimas caricias. En el segundo cajón del congelador, la rabia que arde el alma. En la memoria, sólo esas imágenes que danzan al ritmo de un buen blues. En mi dedos, grabados de noches en vela con olor a tabaco y una pizca de locura. En mis labios, tus gemidos antes de comenzar. En mi sexo…

En mi sexo no hay nada tuyo, no hay ganas, no hubo esperas, no habrá silencio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *