susana r cano

Fuego en la mirada

Tengo fuego en la mirada y es por ti. Aún me quedan restos de tu piel en las yemas de los dedos de aquella vez que me abrasaste mientras dibujaba tu cuerpo recorriendo tus curvas.

Uy, qué maravilla de redondez de tus pechos en la palma de mi mano. Tu ombligo entre mis uñas.

Creo que erosioné tus cuerdas vocales al pasar por tu garganta. Y ahora, cada vez que te oigo decir mi nombre, tiembla la furia que te espera.

Tengo en la memoria de mis pupilas esa burbujita de saliva que apareció en el momento que abriste tus labios para dejar paso a mis ganas. Luego sonreíste. Luego yo morí.

Y,  mientras tomabas mi último aliento, lo inhalabas, lo saboreabas, perdí el rumbo en el iris de tus ojos para convertirlos en la balsa de la calma que es morir entre tus brazos… 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *