Entre los dientes

Calla. Te dije. Calla. Y no paraste de hablar.
Todo lo que pasó a continuación fue inevitable.
Sentir. Sentirte.
Oler tu piel acariciando mi cuerpo.
No hables.
Sólo tus labios saboreando mis ganas entre los dientes…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *