En el fuego de mi hogar…

No. No quiero que te separes de mí. Ni un momento. Ni un suspiro de tiempo. Nunca. Quiero que me abraces. Que te comas mis miedos. Que me beses hasta fundir mis labios a los tuyos. Quiero que me hagas el amor. Y me folles cada mañana. Que me duermas entre tus brazos. Meciéndome. Y me susurres cuentos, nuestros cuentos, hasta erizar cada célula de mi alma. Quiero morir de escalofríos al sentir tus dedos suavemente por mi piel. Y que mi espalda esté tatuada por tus dientes. Quiero inventar juegos bajo las sábanas. Y aprender a darte el desayuno entre mis muslos. Quiero soñar con mañana pisando fuerte el presente. Y que mueras al sentir mi lengua sobre tu sexo. Quiero quererte cada día un poquito más. Y cada noche que te conviertas en el fuego de mi hogar…

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *