Echo de menos…

Echo de menos que me abraces. Piel con piel

Bien pegaditos. Cada gota de sudor tuya, penetrando por mis poros, mojando el perverso pensamiento que dejamos descansando entre las sábanas. Fundir mi ansiedad con la piel de tus labios. Recrearme en acariciar suavemente la saliva que resbala por tu cuello. Lamer cada uno de tus dedos tras verte sacarlos de debajo de tus braguitas. Embrujarme con la risa que se escapa entre tus dientes al ver mis pupilas dilatadas de no aguantar el morder entre tus muslos. Detener el tiempo y volver a empezar una y otra vez.

Una y otra vez…

Echo de menos entrelazar nuestras manos mientras creamos nuestro paraíso. 

 

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *