Dulce Caramelo

Dulce caramelo que sabe a mar. A genialidad. A susto. A celos porque no te veo. A caricias que hacen sonreír. A espaguetis calentados en el horno. A ducha fría porque no soporta mi sexo la espera y calienta todo mi cuerpo. A dedos que van desde la boca hasta mis braguitas. A tal vez mañana ya estés aquí. A que todo está a punto de estallar. A estar empapada cada noche. Y cada despertar. A juegos con los ojos vendados. A tranquilidad que llegará pronto. A mi boca entreabierta de recordarte sobre mi piel. A saliva que cubre los dedos, las manos, tu sexo y el mío. A mi mente que no deja de fantasear con dejar la puerta abierta. A que todo sabe mejor si estoy sentada en el taburete de tu cocina y llevo tu camisa puesta. A hacer el amor hasta dejar exhaustos los instintos.
Dulce caramelo que sabe a tu boca después de lamer mi orgasmo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *