Entrelazar…

Entrelazar tus dedos con esos que hace tan sólo unos minutos,
penetraban tus ganas.
Saboreaban tu ansia.
Gritaban en las cosquillas.
Arañaban el flujo del miedo.
Lamían tu sexo con infinita calma.
Besaban los orgasmos que resbalaban por tus nalgas…
Entrelazar esos dedos y sentir que has llegado a casa…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *